Viajes a la Antártida

Viajar a la Antártida

  LA ANTÁRTIDA

La Antártida, gracias a su ubicación austral y la dureza del clima, nos propone paisajes difíciles de encontrar en otros lugares del mundo. Antártida, helado continente, es uno de los pocos lugares del planeta que aún no han sido explotados por el hombre.
Más información>>>
Viaje a Península Antártica
11 días  Ushuaia, Canal de Beagle, Paso Drake, Isla Melchior, Canal Schollaert, Islas Brabant y Anvers, Islas Cuverville, Isla Danco, Bahía Neko, Bahía Paraiso, Canal Lemaire, Isla Booth, Pleneau, Isla Petermann, Base Ucraniana Vernadsky, Canal Neumayer, Port Lockroy, Isla Goudier, Jougla Point
Sin vuelo: 6150 €
Estás en: INICIO
 

Historia de la Antártida

El descubrimiento del continente podría corresponder al explorador español Gabriel de Castilla, en 1603, quien habría llegado a los 64°S y avistado tierra en esas latitudes (que podría ser alguna de las islas Shetland del Sur), de acuerdo con el testimonio de 1607 de un marinero holandés que navegara con él, y una publicación también holandesa de 1622. Ya en el siglo XVIII era frecuente que 'foqueros' (cazadores de focas) españoles y sudamericanos (procedentes de los territorios que hoy corresponden a Chile y Argentina) se allegasen a las Antillas del Sur y a las costas de la península Antártica durante los veranos testimonio de ello son las ruinas de pequeños refugios que construyeron. Sin embargo, la divulgación de la existencia concreta de este continente se efectuó a principios del siglo XIX, por parte de cazadores de focas y ballenas, que sólo permanecían el tiempo necesario para sus actividades de recolección y luego salían antes del inicio del invierno polar.

Según algunos historiadores, el holandés Dirck Gerritsz fue posiblemente el primero que vio superficie antártica, al navegar al sur del Mar de Hoces (o Pasaje Drake) en el área de las Islas Shetland del Sur en 1599. Mejor documentado es el descubrimiento de las Islas Georgias del Sur para el comerciante de Londres Antony de la Roché. Su nave se desvió de su curso en una tormenta, y tomó el refugio en una de las bahías de la isla en abril de 1675.

En 1772 el inglés James Cook circunnavegó la Antártida por mares subantárticos y antárticos, pero sin divisar tierras más allá del paralelo 60º Sur.

La primera tierra descubierta en forma confirmada al sur del paralelo 60° S fue por el foquero inglés William Smith a bordo del bergantín mercantil Williams, mientras navegaba a Valparaíso, desviado de su ruta en el sur del Cabo de Hornos, el 19 de febrero de 1819 avistó la extremidad nordestal de la Isla Livingston, punta Williams. Algunos meses después Smith regresó a explorar las demás islas del archipiélago de las Shetland del Sur, desembarcando en la Isla Rey Jorge y reclamando los nuevos territorios en nombre del Reino Unido.

En septiembre de 1819 el navío de línea español "San Telmo", de 74 cañones y 644 hombres de tripulación, desapareció en las tormentosas aguas al sur del Cabo de Hornos, tras separarse de dos fragatas, con las que formaba una división con destino al Callao. Se cree, por los restos encontrados en la actualidad, y los testimonios de los balleneros ingleses y norteamericanos que pisaron aquellas tierras antárticas entre 1820 y 1821, que el "San Telmo" pudo llegar a esas inhóspitas tierras, e incluso pudo haber sobrevivido, durante un cierto tiempo, parte de su tripulación.

El capitán Smith volvió al archipiélago Shetland del Sur en octubre de 1819, descubrió la isla Desolación cerca de punta Williams, después desembarcó en la Isla Rey Jorge el 16 de octubre de 1819 y tomando posesión de ella en nombre del Reino Unido y descubrió también la Isla Smith. Smith visitó las Islas Shetland del Sur por tercera vez entre diciembre de 1819 y enero de 1820. Su nave fue comisionada por el capitán William Shirreff, jefe naval británico en el Océano Pacífico con base en Chile, y Smith fue acompañado por el teniente Edward Bransfield,  fue enviado por la marina de guerra británica para examinar y cartear las tierras nuevas.

El 28 de enero de 1820 la expedición rusa comandada por Fabian Gottlieb von Bellingshausen y Mijail Petrovich Lazarev,  que circunnavegó el continente y realizó un reconocimiento del litoral, alcanzó un punto a 20 millas náuticas del territorio continental. Casi simultáneamente, el 30 de enero, el foquero estadounidense Nathaniel Palmer avistó tierra; y el mencionado Bransfield desembarcó en el extremo norte de la Península Antártica. En 1823 James Weddell (británico) descubre las Islas Orcadas del Sur y el mar que llamó Rey Jorge IV (hoy Mar de Weddell).

Entre 1839 y 1843, el capitán James Clark Ross comandó una expedición británica al mando de los navíos Erebus y Terror. Ross cartografió una buena parte de la costa antártica. En 1841 descubrió el Mar de Ross, La Tierra Victoria y los volcanes Monte Erebus y Monte Terror. Posteriormente, la barrera de hielo conocida como Barrera de la Reina Victoria pasaría a llamarse Barrera de Ross en su honor.
En 1900, el Reino Unido volvió a enviar una expedición a la Antártida, bajo el mando del capitán Robert Falcon Scott. La expedición fue popularmente conocida por el nombre de su navío, el Discovery. La expedición exploró el Mar de Ross y la tierra de Eduardo VII, y alcanzó el punto más meridional que ningún hombre había alcanzado hasta la fecha, cuando el 31 de diciembre de 1902 Scott, Ernest Shackleton y el doctor Edward Adrian Wilson alcanzaron la latitud 82º17'.

En 1907 Shackleton volvió a la Antártida al mando de su propia expedición, conocida como Expedición Nimrod. El objetivo principal de la expedición era la conquista del Polo Sur. Si bien este objetivo no fue cumplido (los expedicionarios llegaron a 180 kilómetros del polo), tuvo varios otros logros, como la realización de la primera ascensión al Monte Erebus, la localización del Polo Norte Magnético por Mawson, David y McKay o los descubrimientos del Glaciar Beardmore y de la Meseta Antártica.

En 1910 dos expediciones más se dirigieron a la Antártida con el mismo objetivo, alcanzar el Polo Sur. Una de ellas era una expedición noruega comandada por Roald Amundsen, que años atrás había sido el primer hombre en franquear el Paso del Noroeste. La otra era, una vez más, británica, y estaba comandada de nuevo por el capitán Scott. En el verano de 1911 ambas expediciones se dirigieron al Polo. Roald Amundsen utilizó como fuerza motriz perros groenlandeses y las enseñanzas y consejos de Fritdjof Nansen (así como su barco, el célebre Fram). Scott,  en cambio, utilizó ponis en una primera etapa y la propia fuerza humana en la segunda. Roald Amundsen alcanzó el Polo Sur el 14 de diciembre de 1911; Scott lo hizo el 17-18 de enero de 1912. Mientras los noruegos no tuvieron mayores complicaciones, la mala planificación, unida a la mala fortuna, hizo que los cinco expedicionarios británicos que habían alcanzado el polo murieran en la travesía de regreso.

En 1914 Ernest Shackleton volvió a la Ántártida a bordo del Endurance con la intención de atravesar a pie el continente helado. Sin embargo el Endurance quedó atrapado entre los hielos del Mar de Weddell. Tras un duro invierno, la embarcación no soportó la presión de los hielos y quedó destruída. Shackleton y sus hombres arrastraron dos botes por los hielos del Mar de Weddell hasta que llegaron a aguas abiertas, donde se hicieron a la mar. Tras dejar a casi todos los expedicionarios en la isla Elefante, Shackleton y otros cinco hombres partieron a bordo del bote James Caird, que previamente habían reformado, y surcaron hacia el noreste el Mar del Scotia rumbo a la isla Georgia del Sur, donde sabían que podrían encontrar ayuda. Este notorio viaje, que pasaría a los anales de la historia por su dificultad, fue seguido de 36 horas de marcha a pie a través de las desconocidas montañas de la isla. Los supervivientes fueron rescatados de la isla Elefante el 30 de agosto de 1916 sin que se produjera ninguna baja.

Pero al margen de la conquista del Polo, fue otro expedicionario quien más aportó al conocimiento de la Antártida. Richard Evelyn Bird, un aviador estadounidense, que había sido el primer hombre en alcanzar los Polos Norte y Sur en un avión, realizó multitud de vuelos entre 1928 y 1955, en los que exploró desde el aire vastas zonas desconocidas de la Antártida. En 1934 invernó en solitario en una cabaña a 200 km de la base más próxima, con la intención de recoger mediciones y datos científicos.

www.viajas.com

  NOTICIAS DE LA ANTARTIDA

This RSS feed URL is deprecated
White Desert, el hotel de lujo de la Antártida - Clarín.com
Los ardientes secretos de la Antártida - El Universal - El Universal
FOTOS, VIDEO: El tercer iceberg más grande de la historia se aleja ... - RT en Español - Noticias internacionales
Montevideo no se inundaría mucho tras deshielo de la Antártida ... - republica.com.uy
Chile busca consolidar liderazgo en la Antártida, asegura canciller ... - Xinhua

  OTROS: VIAJES A ARGENTINA

Viaje a la Antártida Tras el Círculo Polar
12 días  Canal de Beagle, Paso Mackinlay, Paso Drake, Islas Shetlands del Sur, Isla King George, Isla Livingston, Estrecho de Gerlache, Canal Neumayer, Canal Lemaire, Círculo Polar, Estación Ucraniana, Islas Yakour, Isla Detaille, Isla Decepción, Isla Medialuna,
Sin vuelo: 7150 €
Viaje a Península Antártica
11 días  Ushuaia, Canal de Beagle, Paso Drake, Isla Melchior, Canal Schollaert, Islas Brabant y Anvers, Islas Cuverville, Isla Danco, Bahía Neko, Bahía Paraiso, Canal Lemaire, Isla Booth, Pleneau, Isla Petermann, Base Ucraniana Vernadsky, Canal Neumayer, Port Lockroy, Isla Goudier, Jougla Point
Sin vuelo: 6150 €
Viaje a Península Antártica en Campamento Base
12 días  Ushuaia, Canal de Beagle, Paso Drake, Canal Neumayer, Isla Melchior, Canal Schollaert, Islas Brabant y Anverts, Isla Wiencke, Base Británica, Port Lockroy, Isla Goudier, Jougla Point, Canal Lemaire, Isla Booth, Pleneau, Isla Petermann, Acampada libre, Bahía Waddington, Base Ucraniana Vernadsky, Bahía Neko, Bahía Paraiso
Sin vuelo: 6150 €
Cataratas y Glaciares de Argentina
11 días  2 Noches en Cataratas de Iguazú + 3 Noches en El Calafate y 3 Noches en Buenos Aires
Precio: 730 €
Con vuelo: 2400 €